Casa Callejon

Formalmente, la fachada es una pieza Simple y solida
proporcionada completamente con la sección aurea, la cual se conforma por una
pantalla blanca, hecha con esbeltas líneas de aluminio blanco. Esta se desfasa
de las ventanas de la casa, así dejando un vacío para dar entrada a un árbol
por este hueco, y controlar la privacidad con el exterior, sin perder su
relación con él. En la parte de las cocheras se contrasta con una pieza de
concreto aparente y una delicada línea horizontal que divide a estas dos piezas
abstractas. Esta casa tiene 2 fachadas, ya que, de noche, la luz generada por
las ventanas se refleja en la pantalla, así postrándose una estela rectangular
ella, y dejando de ser completamente blanca y sólida. La fachada respeta el
contexto, pero, gracias a su simpleza la pieza no pasa por desapercibida y
resalta de las demás.

A medida que el usuario accede a la casa, el espacio
pasa de ser comprimido como el estar en un callejón, a expandirse vertical y
horizontalmente, este pasillo da fondo a un remate visual de un jardín que
convive fluidamente con la cocina y comedor. En el corazón de la casa, que es
la zona social, se encuentra una gran cualidad perceptual Un árbol esbelto
rodeado por un espejo de agua y una luz difusa que entra desde el cielo de esta,
así iluminando la gran doble altura de la sala y dándonos una atmosfera muy
serena y bella, que no necesita adornos o texturas para hablar.

 

Para llegar a planta alta, se genera un recorrido que
nos hace pasar por un pasillo estrecho, de nuevo recordando a un callejón, para
al final girar y encontrar la escalera en cantiléver acompañada por la cualidad
asignada.

 La Recamara principal que se encuentra al frente del terreno
orientado a sur oriente, cuenta con un gran ventanal de muro a muro, donde se
genera un vacío, tiene una pantalla en la que se envuelve a si misma y se
genera una intimidad y una atmosfera que te desconecta del caotico mundo
exterior.